Llegué al arte de la mano de mis dos abuelas. La materna -en Suiza- además de llevarme siempre a visitar museos y regalarme siempre postales con reproducciones de cuadros, me regaló cuando tenía 10 años un album en el que ella colocó algunas de sus obras favoritas con pequeños comentarios y me lo legó para que yo lo continuara alimentando con mis propias obras.

La paterna -que tuve la fortuna de tener de vecina- tenía en un anaquel muchos libros de arte y a su lado comencé a disfrutar el medioevo, el barroco, el renacimiento y la modernidad; con ella comprendí esto de la evolución del arte, la relación de los artistas con su entorno. Sentada a su lado en el sofá veíamos por horas las imágenes de Giotto y Fra Angélico y ella alivió mis angustias al ver las obras del Bosco. En este rito de ver libros puedo recordar especialmente uno que combinaba cuadros con fotografías y que era un compendio de la imagen femenina a lo largo de la historia.

Hoy, navegando por Youtube me encontré con esta presentación, en el mismo estilo de otra que ya había presentado en el pasado sobre el arte del siglo XX, pero que se basa en la evolución o, más bien en los cambios, en la representación de la mujer en el arte. Espero que la disfruten tanto como yo: