Es decir, contra los sistemas anti-copia que les instalan a muchos dvd´s y cd´s y que nos impiden, no solamente copiarlos, sino reproducirlos.
Como casi siempre, nadie lo podía decir mejor que Enrique Dans:

Canciones que se borran en tres días, contenidos que no admiten ser cambiados de soporte, reproductores que no funcionan cuando son conectados a determinados monitores, cables que te vigilan, productos que llaman a su casa y te denuncian si intentas modificarlos, CDs que instalan programas espía y crean vulnerabilidades en el ordenador... toda una pléyade de iniciativas que, aunque permanentemente fallidas al enfrentarse con la inteligencia individual o colectiva, suponen atentados contra nuestras libertades más elementales, algo que jamás deberíamos aceptar. Mientras la industria se empeñe en seguir vendiéndonos productos defectuosos, nuestro deber como clientes será el de rechazarlos y obtenerlos mediante otras vías.

Via: Barrapunto